Google

Avizora - Atajo Google


 

Avizora Atajo Publicaciones

Biografías críticas

Biografías

Deuda Externa
A los argentinos, los políticos le ocultan la verdad sobre la deuda externa ilegítima

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- Para terminar con el chantaje de la deuda
-
Causa Alejandro Olmos
-
Espantoso costo humano de la guerra en Iraq
- Juicio del siglo: Deuda externa argentina
-
De donde nace la impunidad de Israel

 

Google

Avizora - Atajo Google

 

. El pueblo debe saber sobre la deuda externa argentina

180710 - Argentina. A diez años del Fallo Olmos sobre la Ilegitimidad de la Deuda: ¿Auditar o Seguir pagando?

Hace 10 años, el 13 de julio de 2000, el Juez Federal Jorge Ballestero dictaminó la ilegalidad, ilicitud y fraude de la deuda pública contraída entre 1976 y 1983 por la dictadura militar, en la causa impulsada por el periodista Alejandro Olmos durante los últimos 18 años de su vida. Este fallo puso al descubierto las maniobras ilícitas y delitos cometidos en el proceso de endeudamiento de la Argentina y fue remitido al Congreso de la Nación para que le diera el tratamiento correspondiente de acuerdo a lo que establece la Constitución.

Hoy, pese al tiempo transcurrido y los esfuerzos sostenidos de afuera y de adentro del Congreso, es preciso denunciar que los y las legisladores continúan incumpliendo con ese mandato y el gobierno sigue pagando una deuda cuya ilicitud e ilegítimidad ha sido judicialmente comprobada.

No es demasiado tarde para revertir este camino y hacer justicia. Es además urgente asegurar que la riqueza que produce el trabajo del pueblo argentino, junto con los bienes naturales que conforman nuestro patrimonio común, sean invertidos para cumplir con los derechos humanos y los derechos de la naturaleza y no para engrosar los bolsillos de los que siempre han lucrado a costa nuestra. En ese sentido y rindiendo homenaje a la lucha valiente y persistente que llevara adelante Alejandro Olmos por la Memoria, la Verdad, y la Justicia frente a la deuda ilegítimamente reclamada a la Argentina, exigimos al Congreso de la Nación que asuma la responsabilidad que establece nuestra Carta Magna y que investigue la deuda que continuamos pagando a gran sacrificio. Asimismo, exigimos al gobierno Nacional que, mientras no se haya completado una Auditoría que certifique la legalidad y legitimidad de la deuda reclamada, suspenda el pago así como también cualquier nueva renegociación, canje o reestructuración.

Hace pocos días el Gobierno nacional anunció con bombos y platillos, un nuevo “éxito” de la política que lleva adelante y que llama “desendeudamiento”. Llamamos a las organizaciones populares de nuestro país, y a la ciudadanía en general, a analizar bien los hechos y las consecuencias de esta política. El canje más reciente de deuda, más que una reducción o “desendeudamiento”, significa volver a pagar una deuda que ya en el año 2005, el gobierno nacional, respaldado por el Congreso de la Nación, había declarado nula. Implica retomar el pago de una deuda teñida de la sangre de los 30.000 desaparecidos y todo el proceso de despojo que sobre esa base se consolidó durante los diversos gobiernos que siguieron a la dictadura. E implica reconocer (así como lo han dicho reiteradamente la Presidenta y el Ministro de Economía) que se busca pagar deuda para “volver a insertar a la Argentina en el mercado de créditos” – o sea, para endeudarse nuevamente.

No podemos aceptar que se siga pagando una deuda cuya ilicitud fue demostrada judicialmente hace diez años, en la Causa Olmos, y que hoy sigue siendo materia de investigación en los Tribunales Federales. No podemos aceptar que se siga pagando a los prestamistas y especuladores los recursos que se precisan para cambiar la situación injusta de los 25 niños que mueren por día por causas evitables y de los 6 millones de niños –12 millones de argentinos y argentinas en total- que siguen viviendo en situación de pobreza en nuestro país.

Reclamamos al Congreso y al gobierno que, en vez de continuar pagando y renegociando la ilegítima deuda, incluyendo en particular la deuda que quiere cobrar el Club de París, sea con plata o con más concesiones, se realice una Auditoría participativa e integral de lo que se reclama y de la deuda ya pagada. Así lo hizo el gobierno de Ecuador, logrando de esa manera reducir significativamente la carga de la deuda y cambiar la relación con los prestadores. Una Auditoría pública y participativa de la deuda contribuirá a establecer con fundamentos quienes realmente deben a quienes. Asimismo permitirá poner de manifiesto que el pueblo argentino es el verdadero acreedor de las deudas históricas, sociales, ecológicas, financieras y climáticas que desde hace años vienen acumulándose, a raíz de la dominación ejercida por medio de la deuda ilegítima y las instituciones, gobiernos, y empresas responsables. - CADTM

¡Alejandro Olmos, Presente!

¡No al pago de una deuda ilegítima! ¡Auditoría de la deuda YA!

¡Somos nosotros y nosotras los acreedores!

Buenos Aires, 13 de julio de 2010

Adhieren:

Diálogo 2000-Jubileo Sur Américas

ATTAC-CADTM Argentina

Federación Judicial Argentina

Comisión Justicia y Paz- Claretianos

Asociación Guadalupe

El pueblo debe saber sobre la deuda externa argentina - Miguel Julio Rodríguez Villafañe

Ha sido una constante en la Argentina, que todo lo referente a la deuda externa, esté rodeado de secretos, manipulación del lenguaje y desinformación. El tema de fondo no se toca, pero sí se enseñó y enseña, didácticamente por todos los medios, que siempre se deben "honrar las deudas externas", sin cuestionar, si son legítimas u odiosas. Por lo tanto, como a dioses que se honran, se nos prepara para no exigir derechos y responsabilidades a los acreedores, sino sólo a rendir cuenta de los deberes que se hicieron e implorar perdones por lo no cumplido.

Aún más, nunca se habla de los "acreedores externos" como "prestamistas externos", lo que implica asumirnos, en todo momento, como "deudores", antes de analizar si realmente se debe lo que se nos reclama. Esto último es fundamental dirimirlo, ya que, en muchos casos, se pretenden pagos de supuestas deudas de origen ilegítimo, usurario y producto de diversas situaciones en las que, incluso, los llamados acreedores serían realmente deudores, porque lo que se busca cobrar, ya se ha pagado más de una vez.

Para colmo, muchos personeros de los intereses financieros y diversos medios de difusión pretenden convencernos de que no hay nada mejor que seguir pagando la deuda externa, sin cuestionar las ilegitimidades que hubiera, porque gracias a ello, lograremos que se nos preste más dinero. Incluso el pago que se hace de la misma se lo denomina en el presupuesto "servicios de la deuda", como si en sí mismo, el dinero que se abona se corresponde a un servicio que se nos presta.

Coincidencias

Lamentablemente, en general, con esta lógica, coinciden el oficialismo y gran parte de la oposición en Argentina. El oficialismo ha sostenido que la deuda externa se tiene que pagar como está, porque entienden que ya pasó el momento de impugnarla y la oposición mayoritaria, se queja, particularmente, de lo poco prolijo del desplazamiento del presidente del Banco Central Martín Redrado, pero no se exige, especialmente, que se analice la deuda externa que se quiere pagar con el dinero que se destinará de las reservas monetarias para el llamado "Fondo del Bicentenario para el Desendeudamiento y la Estabilidad".

Asimismo, no se hace conocer a la ciudadanía que existen diversas causas penales pendientes, en las que la justicia federal argentina está investigando deudas externas contraídas irregularmente, tanto por el último gobierno militar de facto como en el proceso democrático posterior. En dichas causas hay personas imputadas y procesadas penalmente y abundante prueba de graves delitos e irregularidades cometidas, con motivo de distintas operaciones de canje de deuda. Tales son, por ejemplo, los procesos en los que se investiga cómo se asumió el Plan Brady de 1992, el Megacanje de 2001, entre otros. Hay que recordar también que, con motivo de la denuncia de Alejandro Olmos, el juez Nacional en lo Criminal Jorge Ballestero determinó, en junio de 2000, que existieron más de 477 ilícitos en la configuración de la deuda externa argentina, sólo en el período 1976 a 1983. O sea, se sigue tratando de pagar y refinanciar deudas, en las que ya la justicia ha encontrado sobrados elementos para tenerlas por irregulares e ilegítimas. Lo que deja en claro que no se puede afectar fondos del Banco Central y de ningún otro tipo, para abonar supuestas acreencias, que la justicia penal investiga y pueden ser declaradas ilícitas.

A su vez, no se llevan adelante las negociaciones con la debida intervención del Congreso de la Nación. Es el momento en que los diputados y senadores nacionales reasuman, integralmente, la facultad y responsabilidad legal, de "arreglar el pago de la deuda externa" y la contratación de empréstitos, como lo manda la Constitución Nacional, (incisos 4 y 7 del artículo 75). Y, en un acto de buena fe soberana, se tiene que llevar adelante una auditoría integral sobre la deuda pública externa. Esto permitirá saber lo que realmente se debe, a quién se debe, por qué se debe y lo que ya se ha pagado. A su vez, ayudará a impugnar los montos que tengan un origen odioso o ilegítimo y demandar las responsabilidades que de ello surjan. Es el derecho a la verdad histórica y a la justicia que merecemos.

Mientras tanto, además, hay que urgir que se definan, a la brevedad, las diversas causas judiciales no resueltas, sobre la forma como se ha ido conformando la deuda externa en Argentina, se condene a los responsables a pagar los resarcimientos pertinentes y se les apliquen las condenas penales que correspondan, antes que todo prescriba.

Estos son los temas fundamentales sobre los que, a doscientos años del primer grito patrio, nuevamente "el pueblo quiere saber".

Miguel Julio Rodríguez Villafañe es profesor y abogado especialista en derecho constitucional y de la información.

 


 

AVIZORA.COM
Política de Privacidad
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com